lunes, 20 de octubre de 2014

Faro de Chipiona.

Ha pasado casi año y medio de nuestra primera visita a un faro, fue a primeros de mayo de 2.013 y nuestra Asociación se estrenaba en lo referente a las visitas a las torres marineras de Andalucía en el más alto y, posiblemente, el más artístico de España: Chipiona. Desde entonces han sido otros 12 los faros a los que nuestros socios ( y algunos invitados) han tenido ocasión de entrar, de conocerlos por dentro, de subir por sus escaleras y de ver costas, playas, puertos y acantilados desde sus linternas. Incluso, en El Rompido, ver desde su faro el faro primitivo.

En noviembre, el día 22, la Asociación regresa al Faro de Chipiona. Algunos de los socios que han confirmado su visita ya estuvieron en la del año pasado, otros será la primera vez que lo hagan, pero todos nos emocionaremos al comenzar a subir su escalera, al acariciar la piedra ostionera de sus paredes,  al llegar a su cámara de servicio, al subir por su escalera de hierro fundido, al ver su lente... todos nos sobrecogeremos al ver Chipiona desde lo alto de su faro, al ver el mar, los corrales, Doñana... cualquiera se sentirá dichoso por disfrutar de la experiencia de subir al mejor faro de España.
Dicen que el lugar más oscuro del mundo está debajo de la linterna de un faro. Javier Casas, un enamorado de Chipiona y de su faro, escribe poemas y nos ha regalado uno breve, corto, pero precioso y lleno de sentimiento.  Algunas veces, cuando se escribe bien, no es preciso decir muchas palabras para decir mucho. El poema del amigo Javier hace referencia a la noche y al faro. Lo compartimos:



LA   NOCHE.


Las noches de Chipiona

nunca son noches cerradas, 

pues cuando el ocaso llega

y el sol se escurre y se escapa

zambulléndose a lo lejos

entre las aguas doradas,

el Faro de Chipiona

se enciende para alumbrarlas.


                                                                                                                   Javier Casas.



                                                                                                             

Gracias Javier por compartir con los amigos de los faros tu poema.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría que me respondiesen si es posible a dos preguntas; el poema y la foto de la puesta de sol creo que dicen lo mismo pero de maneras diferentes ¿es casualidad o una se hizo basada en la otra? y la otra pregunta: ¿Cómo se consigue estar en ese sitio del faro en ese momento? salvo que la foto la hiciera el farero.
Gracias.
Rosario L.

A.A. F.A. dijo...

Hola Rosario: Sobre el poema y la fotografía la respuesta es "casualidad". Son de personas diferentes que hasta el pasado sábado no se conocieron. A la segunda pregunta decirte que la foto no la hizo el farero, es mía. El motivo de estar en la linterna a la puesta de sol es porque se estaba grabando un programa de Tierra y Mar de Canal Sur en el que participaba la Asociación, en concreto yo. Dado que no es fácil estar en un faro a esa hora aproveché la ocasión para llevar la cámara y hacer ésta y otras fotografías.

Un saludo.

José Luis Diaz Diaz dijo...

Para Javier Casas:Como siempre , en tu poesía se nota el AMOR,en este caso hacía tu querida Chipiona y tu maestría en la rima queda demostrada.Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias Hermano de Tinta. Tú siempre me ves con buenos ojos.
en cuanto a la magnífica fotode Paco García,quiero decir que no creo que sea por casualidad que esté junto a mis versos, sino por la habilidad del que la ha seleccionado.
Javier Casas.